SECRETARÍA DE DESARROLLO SOCIAL Y POLÍTICO RESTABLECIÓ LOS DERECHOS DE LOS ABUELOS HALLADOS EN DEPLORABLES CONDICIONES EN ZONA RURAL DEL MUNICIPIO

Pereira, 15 de julio de 2018

 

 

 

La Fundación Emanuel, intervenida por las autoridades, no tiene ninguna relación con la Administración Municipal de Pereira.

 

 

La Secretaría de Desarrollo Social y Político actuó conforme a sus alcances, y ubicó a los abuelos en hogares con los que sí existe un vínculo contractual.

 

 

La Alcaldía rechaza el estado en el que se encontraron los abuelos en esta Fundación y sigue invitando a las personas que conozcan de situaciones similares, para que las denuncie.

 

 

 

Seis de los nueve abuelos que estaban al cuidado de la Fundación Emanuel tienen ahora mejores condiciones de vida, gracias a la acción de la Alcaldía de Pereira, a través de la Secretaría Municipal de Desarrollo Social y Político, que con su equipo de trabajo del “Proyecto Adulto Mayor” fue garante del derecho de estos abuelos, tras el operativo ordenado por la Fiscalía y coordinado por el comisario de Familia, Wilfor López Toro.

 

Hasta la vereda Estrella Morrón llegaron la Policía, funcionarios de la Personería, de la Secretaría Municipal de Salud y personal de la Secretaría de Desarrollo Social y Político de Pereira, para iniciar un operativo de restablecimiento de derechos de los abuelos, ante una denuncia ciudadana que indicaba que allí estaban siendo maltratados.

 

“De los nueve abuelos, tres no quisieron abandonar el hogar; a los demás les conseguimos un nuevo lugar para su tranquilidad en los CBA (Centros de Bienestar del Adulto Mayor) con los que tenemos convenio en la Alcaldía”, dijo Martha Isabel Ospina, funcionaria encargada de la Secretaría de Desarrollo Social y Político de Pereira, quien fue enfática en precisar que la Fundación Emanuel, intervenida por las autoridades, no tiene ninguna relación con la Administración Municipal.

 

La labor del equipo psicosocial de la Secretaría de Desarrollo Social y Político permitió que tres de los seis abuelos regresaran con sus familiares, y los otros tres quedaran ubicados en los CBA Divino Pastor (2 abuelos) y Arca de Noé (1).

 

Tras el operativo de las autoridades locales se estableció que los nueve abuelos que estaban allí en condiciones indignas para un ser humano; la Secretaría actuó de manera humana y legal.

 

Los nueve abuelos encontrados allí son: Ángela Rosa Osorio Cifuentes (67 años), Eunices García Reyes (66 años), Teresa de Jesús Álvarez (N/a – no precisado-), José Arley González (77 años), Orlando Oviedo Castaño (63 años), Alcides Ospina García (78 años), Luz Dary López (67 años), Ceneira Henao Agudelo (N/a) y Gentil Estupiñán (67 años).

 

En el CBA Divino Pastor, en Pereira, recibieron a Ángela Rosa Osorio, una anciana que está postrada en cama; tras el operativo apareció una familiar, a la que se le entregará la abuela en los próximos días. Allí mismo es el hogar ahora de Orlando Oviedo Castaño.

 

Por su parte, en el CBA Arca de Noé se instaló Ceneira Henao, una anciana no oyente, de buen semblante y actitud alegre.

 

En la noche del viernes 13 de julio, día del operativo, la Secretaría de Desarrollo Social y Político le entregó a su hermana, a la abuela Eunices García Reyes, luego de recibir atención en el hospital de Kennedy.

 

Aunque el CBA Juan Pablo II recibió a Teresa de Jesús Álvarez, una hija que se enteró del procedimiento llegó y de inmediato se hizo responsable de ella y partió con la abuela a Cartago, sitio de su residencia.

 

En la Fundación objeto de este operativo se quedaron Alcides Ospina García (adujo que él buscaba a sus hermanos); Luz Dary López (quien le ayudaba al administrador de la Fundación Emanuel en labores de cocina), y Gentil Estupiñán, quien no quiso acceder al ofrecimiento de la Administración Municipal.

 

“A estas personas que se quedaron en esa finca no las podíamos obligar a que aceptaran nuestra propuesta de mejorar sus condiciones de vida; no obstante, es preciso una visita pronta para constatar sus condiciones allá”, explicó la Secretaria de Desarrollo Social y Político, en calidad de encargada.

 

La misma labor humanitaria de la Alcaldía de Pereira se extendió a la mascota de la Fundación, un perro que estaba en deplorables condiciones de salud, por lo que fue llevado al bioparque Ukumarí para su atención médica.

 

La Secretaría Municipal de Salud de Pereira puso el sello de “Desfavorable” a la Fundación Emanuel porque este lugar funcionaba sin los protocolos, sin los permisos de las autoridades, por sus malas condiciones de higiene y sin las prácticas que la Ley exige para atender a personas de la tercera edad. Su condición no permite que se estipule un plan de mejora, precisamente por todas las anomalías encontradas allí. Vale anotar que los abuelos debían pagar mensualmente por el servicio de atención allí en la Fundación Emanuel.