Pereiranos con menos posibilidades de acceder a las Viviendas de Interés Social

 

 

 

 

 

  • CAMACOL Risaralda advierte sobre las dificultades del POT de Pereira y como resultado la oferta de vivienda nueva VIS migró al municipio de Dosquebradas.

 

Pereira, 19 de julio de 2018 – Para el gerente de la Cámara Regional de la Construcción en Risaralda – CAMACOL, Víctor Baza Tafur, durante los últimos 12 meses en Pereira el licenciamiento efectuado bajo la vigencia del Acuerdo 035, que avaló el actual POT, sólo ha sido de un 18 %; de esta forma se ha impactado considerablemente el sector de la construcción.

 

“A través del departamento de estudios económicos y estudios urbanos hemos podido encontrar unos aspectos bastante relevantes, uno de ellos es que un alto porcentaje de esa demanda de Vivienda Interés Social del municipio de Pereira ha sido atendida, asumida y absorbida por el municipio de Dosquebradas; lógicamente, si el licenciamiento se desacelera aquí, lo que ha sucedido es que en Dosquebradas ha aumentado los metros cuadrados construidos, las unidad construidas; pues como somos conurbados, pues es fácil que el ciudadano pereirano traspase la barrera del límite político-administrativo y vaya vivir a la ciudad de Dosquebradas”, aseguró el gerente del gremio constructor.

 

Desde el año 2000 la capital risaraldense tenía el POT conformado por los Acuerdos 018 y 023, pero posteriormente, en el 2015 fue aprobado el 033; sin embargo, en el 2016 cayó por un error de procedimiento, por lo cual el Municipio presentó un nuevo POT aprobado por el Acuerdo 035.

 

 

 

 

Agregó, “del total de metros cuadrados licenciados en la ciudad de Pereira, entre junio del 2017 y junio del 2018, sólo el 18,7% de esas licencias corresponden al Acuerdo 035; lo que nos está indicando es que, la gran mayoría, el gran grueso del licenciamiento en ese mismo periodo se ha dado bajo el amparo del Acuerdo del 018 y 023. Lo que infiere es que hay un impacto negativo a partir de la expedición de ese Acuerdo para el desarrollo de vivienda, sobre todo en el estrato tres y también la Vivienda de Interés Social”.

 

Para el gremio de la construcción se genera una carga económica mayor a través de la compensación estipulada en esta norma, que son los Deberes Urbanísticos, los cuales hay que pagar al Municipio antes del licenciamiento.

 

Baza Tafur aseguró que, debido a esos costos, es difícil que una persona realice las mejoras o construcción de su vivienda, ya que deberá contar con una carga económica mayor, relacionada directamente con los Deberes Urbanísticos. “Puede ser que el ciudadano común y corriente que quiere hacer una ampliación o una modificación deba pagar esos Deberes Urbanísticos, lo que puede conducir a la no solicitud de la licencia y continuar con las obras desde la informalidad”.

 

Además, aclaró que no hubo, ni hay un exceso de licencias y que el déficit de viviendas de Pereira lo está soportando el municipio de Dosquebradas, “demanda existe en Pereira, sobre todo en vivienda VIS, no puede entenderse como un exceso de licenciamiento; ya que el licenciamiento, como oferta, existe con respecto a la demanda de la ciudad; ante el poco licenciamiento en vigencia del POT entonces la demanda de la ciudad de Pereira se está trasladando para que la cubra el municipio de Dosquebradas”, concluyó el gerente de CAMACOL Risaralda.