La atención de los pacientes de la cerrada clínica Esimed, tiene en riesgo la adecuada prestación de servicios por parte del  hospital San Juan de Dios 

 

El cierre de la clínica Esimed en Armenia obligó al hospital San Juan de Dios a asumir la mayoría de los servicios que esta IPS prestaba a los pacientes de Medimás Regimen Contributivo. Hoy por hoy estos pacientes tienen un porcentaje de ocupación mayor al 50% de las camas. El aumento de la demanda de servicios en urgencias y hospitalización durante estos últimos 15 días ha generado un incremento en el gasto de medicamentos, material medico-quirugico y otros insumos básicos para la atención de pacientes, situación que al ser de manera abrupta ha generado dificultades en la operación del hospital.

Si bien Medimás en el mes de septiembre abonó a la deuda un valor de $2.070 millones, se requiere de manera urgente que esta EPS se ponga al día con el pago para que el hospital disponga de insumos indispensables como medicamentos, material médico – quirúrgico y servicios como lavandería, aseo y alimentación. La EPS Medimás adeuda al hospital una cifra superior a los $3.600 millones, tal cartera se considera sana y ha sido conciliada con grupo financiero de dicha entidad.

Las directivas de Medimás, tanto locales como nacionales, a pesar de las solicitudes del gerente del hospital San Juan de Dios en mesas de trabajo, no actúan en consecuencia con la ‘emergencia en la red de servicios de la ciudad’, para que se enfrente de una manera adecuada y responsable la crisis para atender la población afiliada a Medimas regimen contributivo.

La difícil situación en que Medimás ha puesto al hospital San Juan de Dios, ha obligado a la Junta Directiva del hospital más grande del Quindío a postergar el desarrollo de necesidades prioritarias en equipamiento de sistemas y equipos biomédicos, sacrificando recursos de estos rubros para dar prioridad a la compra de medicamentos y material médico quirúrgico.

Frente a toda esta situación de emergencia, las directivas del hospital San Juan de Dios advierten que si no hay pronta respuesta de Medimás y que se posibilite la compra de medicamentos, material medico-quirurgico, se colocara en riesgo la calidad de la prestación de servicios para toda la comunidad que los requiera.

En las diferentes mesas de trabajo, el hospital ha expresado la capacidad de respuesta para el manejo de la contingencia, principalmente en los servicios de urgencias, hospitalización, cirugía, en menor grado UCI adultos y de manera muy coordinada servicios ambulatorios. Sin embargo, después de 18 días del cierre de la clínica de Esimed, pareciera que la mayor responsabilidad de esta contingencia fuera del hospital público, y no de Medimás, como responsable de sus afiliados.

La gerencia del San Juan advierte que de tomarse decisión del cierre de servicios a Medimás, se generaría una ‘segunda crisis inmanejable’”, dadas las limitaciones de la red de prestación de servicios del departamento, las dificultades que se abordan en la red pública y la incapacidad demostrada de la red alterna de Medimás en la región,  para el manejo de esta situación de emergencia.

Bajo el liderazgo del gobernador del Quindío, los integrantes de la Junta Directiva del hospital y el apoyo de los representantes políticos en el nivel Nacional, se adelantan las debidas gestiones ante la gerencia nacional de Medimás, el Ministerio de Salud y la Superintendencia Nacional de Salud para que el hospital sea protegido y que por situaciones externas de actores privados no se desestabilice este importante centro hospitalario.