Abuelo de Santa Rosa cumple su sueño de tener casa digna

· Este miércoles Carlos Julio Patiño Reyes pudo ver nuevamente su vivienda estructuralmente estable y digna para habitar, luego de que fuera afectada por la fuerte ola invernal que azotó a Risaralda en 2017.

Santa Rosa de Cabal, 29 de agosto de 2018. Desde los primeros meses del año pasado y luego de que la casa de los abuelos María Griselda Arbeláez y Carlos Julio Patiño Reyes sufriera varios daños provocados por la falta de mantenimiento y por rezagos de la ola invernal, la gestora social de Risaralda, Patricia Salazar Montoya, en compañía de Víctor Alfonso Mosquera, líder comunitario y patrullero de la Policía del departamento de Risaralda, adelantó gestiones para convertir la estructura en una vivienda habitable.

“Es motivo de orgullo y alegría poder estar entregando hoy los resultados de una causa social tan hermosa al lado de un personaje que merece todo mi reconocimiento como lo es patrullero Mosquera; nos queda claro que gracias a su noble corazón pudimos movilizar a más de 40 personas que hicieron un gran aporte para construir esta casa avaluada en aproximadamente en $50 millones”, dijo Patricia Salazar Montoya.

Fue así como durante más de 12 meses, la gestora social de departamento, Víctor Alfonso Mosquera y su equipo de trabajo de la

Fundación Pasos que Dejan Huellas, trabajaron de manera incansable para entregarle de nuevo su vivienda a doña María Griselda Arbeláez Tabares, que desafortunadamente falleció hace unos días.

“Este es un sueño que sin la ayuda de la Gestora Social del departamento no hubiera podido ser realidad, de igual forma agradezco al pueblo santarrosano por vincularse a esta iniciativa y demostrar juntos que la solidaridad es lo que se tiene que replicar en todos nuestros corazones”, comentó Víctor Alfonso Mosquera.

Hoy don Carlos Julio junto a su nieta Francy, recibieron este miércoles su vivienda y el amor de toda una comunidad que desea que tengan una vida tranquila en una casa digna y cómoda.

“No tengo forma de agradecerles a todos los que me han apoyado, no tengo como pagarles esta hermosa casa que me entregan hoy y que estoy seguro que hace feliz a María Griselda, desde donde está”, expresó emocionado don Carlos Julio Patiño Reyes, beneficiario de la vivienda.

Dato de interés

En la reconstrucción de esta casa se vincularon más de 40 personas con donaciones en físico y efectivo por un valor de $50 millones que hicieron posible convertir la estructura en una vivienda habitable.